Dias de lluvia en McLeod Ganj. Noches con frio. Horas de chai. Conversaciones con representantes de todo el mundo. Aprender a escuchar. Ver a traves de otros ojos. Curiosidad por lo desconocido. Sesion de acupuntura. Caminata en el bosque. Sueños sobre humanos que reencarnan en perros y ladran en coros nocturnos. Preguntas sobre el futuro. Imaginar posibilidades. Recordar a quien se quiere. Lluvia en mi cabeza. Pies en los charcos. Mirar India desde otra India… la India que no para de revelar sus secretos y al mismo tiempo esconder sus verdades o mentiras. Que es la verdad? Taza de te caliente entre mis manos. Sopa tibetana con nombre que se me olvida. Tibetanos sin Tibet. Refugiados en otras montañas. Familias divididas. Monjes color uva con un toque de azafran. Sonrisas infantiles y dulces, mejillas lisas, cabezas sin pelo. Mujeres sabias con manos tibias que curan y calman las angustias de occidentales en la busqueda del todo y la nada. Y afuera la lluvia que sigue recordandome otras latitudes… Cierro los ojos y estoy en donde quiero estar: asomando la nariz entre cobijas que huelen a casa, protegida por cortinas de neblina espesa, ahi donde no pasa nada, donde hay tiempo y todos los dias son sabado, dias para inventar canciones con palabras sencillas, para ir al parque y cortar flores de bugambilia para hacer un te que quite la gripa. Escalones de una calle que conozco de memoria. Olor a panaderia. Leche que el lechero sirvio en nuestra olla asomada por la ventana. Nata que no me gusta. Y la capu que huele a perro mojado.
Abro los ojos y estoy en la India, prisionera voluntaria de mi sleeping bag, guardian de sueños incomprensibles. Y al final nada importa orque el lugar a donde lleguemos sera simplemente el punto de partida para regresar a donde empezamos.

3 thoughts on “

  1. Anonymous

    More, que padre escribes, me encanta leerte y saber de tus ideas, reflexiones y sueños. Ojala nos encontremos pronto… en Paris?Quique.

    Reply
  2. Lala

    Bety, hasta hoy supe de tu blog y estoy encantada. Amo los viajes, no importa si son cerca o lejos y amo también los viajes que otros comparten. Tus relatos me producen cierta tristeza y mucha curiosidad, quisiera algún día poder vivir una experiencia como la tuya. Te mando un abrazo cálido con un poquito de Cholula. Por aquí andaré seguido.

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s